29 mar. 2014

ríos largos

Te veo temblando en un paisaje. Un paisaje hecho para tus ojos verdes.
Hecho para tus ojos verdes.
Te veo cubierto de luz matutina del cielo.
Te veo escalando montañas, muy arriba.
Sé que nunca morirás
mientras sigas viviendo en
mis manos, mis huesos,
mis pulmones.
Y cuando yo muera, seguirás viviendo
en mis canciones.

Te veo corriendo solo, errando libre
alrededor del mundo.
Alrededor del mundo.
Te veo llevando una cuerda allá donde vayas.
Atravesando praderas, arroyos y cruzando la nieve.
Aleatoriamente,
te beso lento.
Partiéndonos de nuevo
al flotar
hacia los bosques, hacia lo salvaje,
lejos de mí.
Y al final, nos reuniremos
debajo del mar.

Los ríos largos pueden encontrarse en ciertos puntos,
dar y recibir el agua del otro
y prometer que volverán a encontrarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario